MINERÍA

 

Es escasa la utilización con fines industriales de la litología de la región. Limitándose estos a las rocas carbonatadas del arco calizo que constituyen una gran reserva y sirven de materiales canterables para su beneficio como áridos. Asimismo estos materiales eran explotados para la obtención de cal, existiendo aun restos de antiguos hornos de calcinación a pie de cantera.

La explotación de estos materiales calcáreos, era principalmente de calizas nodulosas del Torcal, cuyas canteras se extendían desde el Camorro de las Campanas hasta el Torcal bajo, e incluso en las laderas más próximas a V.va de la Concepción. Desde la época romana se explotaba la roca caliza nodulosa roja para la elaboración de ruedas de molino, sillares y columnas, muchas de ellas llevadas a Singilia Barba u otras ciudades del imperio, los romanos no se adentraban en el Torcal para su explotación extrayendo la roca desde las cercanías de los principales pasos, como el de las Escaleruelas.

Los árabes aprovecharon la técnica romana para poner sus columnas donde les hacia falta, como en la Mezquita de Córdoba, donde también está presente la caliza del Torcal.

Desde la reconquista hasta el SXIX la extracción de este tipo de caliza fue masiva, con asentamientos como el del poblado de las sepulturas o de las lajas como otros lo llaman, un asentamiento donde se trabajaba la caliza y donde aun hoy hay vestigios de esta explotación.

En el siglo XX hubo un cambio en el tipo de roca debido al avance en la técnica de extracción o acabado, extrayendo la conocida caliza blanca, mas compacta y cristalina que la roja, cuyas canteras se extienden por el Torcal bajo, concretamente en el Puerto de las campanas, camino del repetidor.

Por otro lado la escasa mineralización existente en la zona, hace que la minería este escasamente desarrollada.

No se admiten más comentarios