FORMACIONES ARBOREAS

Las formaciones forestales climáticas, es decir, aquellas que de acuerdo con las condiciones del medio alcanzan el equilibrio con ellas aparecen constituidas por encinares y quejigales pudiendo distinguirse:

 

Encinares termofiles termomediterráneos, que ocuparían la parte basal de la Sierra, hasta los 900 – 1.000 mts., aunque hoy aparecen prácticamente reducido a algunos retazos pequeños (bosque de la Muerte), al haberse ocupado su área por cultivos o pastizales para ganado y talado de su mayor parte.

Esta comunidad (Asociación Smilaci-Quercetum rotundifoliae), se reconoce a través de especies características como: la encina, el lentisco, el palmito, el acebuche, y otras especies herbáceas.

Hay que destacar el hecho de que algunas de estas especies aparecen a alturas superiores (1.200 – 1.300 mts.) en situaciones soleadas privilegiadas y protegidas, donde conviven con especies propias de otras comunidades.

 

Encinares mesomediterráneos, que representan la etapa clímax en las partes más altas del macizo: estos encinares calcícolas debido a la acción humana no aparecen representados salvo en lugares muy concretos, donde la disponibilidad de suelo y condiciones de accesibilidad reducida han permitido su conservación.

Son abundantes las especies características del sotobosque, en todo El Torcal, siendo las representativas de esta comunidad (Asociación Paeonio-Quercetum rotundifoliae), la encina, las peonias y diversas herbáceas.

-En la zona de más umbría de la Sierra del Torcal (callejones y dolinas profundas) aparece una variedad más mesófila que la anterior siendo reconocible la subasociación quercetosum faginea, cuyas especies características son el quejigo, el arce y el heleboro,

No se admiten más comentarios